jueves, 23 de julio de 2009

EL CHAMBELAN














Chambelan se pronuncia en español de forma literal y significa acompañante de Quinceañera. Cuando es corte, estos le bailan un baile sorpresa a la quinceañera y ella baila uno con ellos.
Por lo regular son seis, antiguamente se utilizaban quince con la Quinceañera; pero debido a los gastos que implicaba se redujo a seis. Aun cuando queda a juicio y bolsillo de los familiares.

Los quinceañeros son una tradición del pueblo hispano que consiste en celebrar el décimo-quinto cumpleaños de una joven con una Misa de Acción de Gracias y una fiesta. Se trata de una tradición muy arraigada en México, Puerto Rico, Cuba, América Central y del Sur; y cobra especial importancia para los hispanos que residen fuera de sus países de origen, ya que es una forma de preservar su herencia cultural.

La transición de niña a mujer es un paso muy importante para las jóvenes adolescentes en casi todas las culturas. Los judíos tienen el Bat Mitzvah; los europeos, las fiestas de debutantes; los filipinos celebran los 18 años de una joven como su paso a la adultez, los norteamericanos los "sweet sixteen" (dulces dieciséis) y los latinos, los famosos "Quinceañeros". "No sabía si celebrar mis 15 o mis 16,” dice Maricruz Sanchez, una joven mexicana que vive en Wilmington, DE. desde los 3 años. "Preferí celebrar los 15 porque mi mamá y mi abuela tuvieron quinceañeros y yo quería continuar con la tradición,” agrega Maricruz.
Los orígenes de esta celebración se mantienen oscuros. Para muchos, estas fiestas se remontan a los tiempos antiguos de los indígenas, cuando los jóvenes eran dedicados a los dioses ya sea como guerreros o como doncellas en los templos. Con la conquista no sabemos si estas tradiciones se siguieron guardando. Siglos después, se trajo de Europa la costumbre de presentar a las jovencitas en sociedad. Eran tiempos en que las mujeres estaban muy guardadas; no se tenía expectativa de estudio u otro desarrollo, se casaban pronto y los 15 años era una especie de manifestación de las muchachas que entraban en edad para casarse. No sabemos en qué momento esta costumbre se inició con una Misa, y se fueron sumando modas de la época.
Hoy en día, el significado de los quinceañeros ha ido cambiando, pero se mantiene el concepto de ser una ceremonia que marca el camino de una joven hacia la madurez femenina. "Recuerdo que mi papá lloró mientras hacía el brindis de honor. Dijo que él hubiera querido que yo fuera su niñita para siempre pero que ahora se daba cuenta que había crecido y que ya era toda una señorita. Yo también lloré." Comenta Maricruz.
Los quinceañeros contienen diferentes costumbres, dependiendo del país de origen. "Una fiesta de 15 es casi como una fiesta de matrimonio, sólo que en los 15 no hay novio,” explica Maricruz. En muchos casos la quinceañera es llevada a la iglesia en una limosina, viste un vestido blanco, y se le entregan símbolos como una medalla, un anillo, una corona, flores, etc. En la recepción la joven deberá bailar el vals con los jóvenes "chambelanes" y los familiares y amigos más cercanos. A menudo, preparará una coreografía especial, llena de símbolos de su paso de niña a mujer. Tampoco pueden faltar los padrinos, ya que son los encargados de contribuir en cada pequeño detalle de la celebración. Los padrinos tienen una doble función: apadrinar a la quinceañera y contribuir a sufragar los gastos, incluidos el vestido, las bebidas, el pastel y otros elementos indispensables. Ellos tendrán también un papel destacado el momento del vals.
Las fiestas de 15 años también renuevan los lazos familiares y congregan a los mejores amigos; son momentos mágicos en los que las jovencitas, como salidas de un cuento de hadas, dan un paso hacia el futuro, sostenidas en el amor y apoyo de todos sus seres queridos, y se presentan a la sociedad, que les da la bienvenida, y les alienta a seguir adelante con sus sueños.

0 comentarios:

;